Compártelo:

16 de Mayo | Día Internacional de la Luz

La UNESCO ha designado el 16 de mayo como Día Internacional de la Luz, poniendo de manifiesto la enorme importancia que la luz tiene en nuestras vidas.

El Día Internacional de la Luz es una iniciativa global que promoverá una celebración anual para incrementar el conocimiento que la sociedad tiene del papel crucial que la ciencia de la luz y las tecnologías de la luz representan en el mundo actual, en campos tan diversos como la medicina, las comunicaciones, la producción de energía, la agricultura, la biología, la astronomía, etc.

El Día Internacional de la Luz abarca todos los aspectos que tienen que ver con la luz en el sentido más general, incluyendo el arte, la cultura o el desarrollo sostenible.

 

Cambio de temperatura de color de la luz

 

La luz del sol condiciona nuestras vidas durante el día e influye directamente en nuestro estado de ánimo. Por el contrario, la oscuridad nocturna nos aporta intimidad y nos hace protagonistas de un mundo de luz artificial que podemos manipular a nuestro antojo, creando, de igual modo que el sol durante el día, ambientes que provocan estados de ánimo y general diferentes tipos de emociones.

Existe toda una corriente de estudio y desarrollo de fuentes de luz y sistemas de control orientados al ser humano (HCL o Human Centric Lighting), que centra su atención en como la luz afecta a nuestra salud, rendimiento, estado de ánimo o sencillamente al confort que nos aporta.

Uno de los puntos clave de este movimiento proviene del hecho de poder aprovechar que la tecnología actual permite, de una manera sencilla, seleccionar una temperatura de color variable dentro una misma luminaria. Múltiples estudios avalan la importancia de la influencia de la luz y la temperatura de color en los ritmos biológicos. La longitud de onda que el ojo humano percibe, parece condicionar la segregación de algunas sustancias relevantes en nuestra salud.

La combinación de una fuente de luz de temperatura de color variable con un sistema de control para gestionar ese cambio, aparece como recurso para aprovechar la oportunidad de crear luz saludable. Hoy podemos emular las distintas formas en las que recibimos la luz natural en cada momento y minimizar el impacto ante la ausencia de esta.

En Prilux ofrecemos soluciones completas de control de la iluminación que van desde sistemas autónomos integrados en la propia luminaria hasta soluciones de sistemas centrales de gestión para todo un edificio.

Implementamos sistemas de control orientados a diferentes áreas de aplicación. Realizamos un minucioso estudio de las zonas a iluminar teniendo en cuenta el aporte de luz natural, horarios, detectores de presencia y fotosensores para encontrar el equilibrio entre el máximo rendimiento y el mínimo consumo energético además de el máximo confort de cara al usuario final.

 

 

Fuente:

http://a-pdi.org/?wysija-page=1&controller=email&action=view&email_id=197&wysijap=subscriptions&user_id=636

https://diadelaluz.es/sobre-el-dil